A pesar de cumplirse ya un mes de la entrada en vigor de la obligatoriedad de poseer un certificado energético para pisos que se deseen alquilar o vender, la cifra de inmuebles que cumplen con la normativa es anecdótica.

El incumplimiento ha sido la respuesta general a la obligación de poseer un certificado energético para todos los inmuebles que esté a la venta o en alquiler.
Esta obligación, establecida por la Unión Europea y que la legislación de nuestro país hizo entrar en vigor el pasado 1 de Junio, establece que todos los pisos anunciados para la venta o alquiler, deberían contar con un certificado energético, el cual califica cada piso con una valoración de la A a la G en función de hasta qué punto el inmueble es eficiente o ineficiente.

Es importante recalcar que lo que entró el vigor el pasado 1 de Junio fue una obligación. No se ha establecido ningún periodo de adaptación, y a partir de ese mismo día, todos los pisos anunciados para su venta o alquiler, debían contar con el certificado energético.

El caso de Cataluña, recogido en la noticia del Diario de Tarragona del pasado 17 de Julio, es un claro ejemplo de la realidad del certificado energético.

http://www.diaridetarragona.com/noticia.php?id=4601

En ese registro, que gestiona el Institut Català de l’Energia (ICAEN), a 1 de julio sólo constaban 1.369 certificados de eficiencia energética inscritos en la demarcación de Tarragona. Para saber si son muchos o pocos, sería necesario conocer exactamente cuántos pisos de la demarcación estarían obligados a disponer de ese certificado energético, algo «imposible de determinar», admite el portavoz del Col·legi d’Administradors de la Propietat Immobiliària de Tarragona, Héctor Guasch.

«No hay forma de saber el número total de pisos de la provincia que están a la venta o en alquiler», añade. Aun así, se atreve con una estimación:«No conocemos la proporción exacta, pero es mínima. Desde luego, estamos seguros de que los inmuebles con certificado energético no superan el 5% o como mucho el 10% de los que estarían obligados a ello», asegura, y matiza:«Hablo a partir de los datos de lo que veo en mi empresa, pero si lo extrapolamos calculo que estaríamos en ese margen».

Una forma rudimentaria y para nada exacta, pero sí orientativa, de hacer el cálculo es visitar algunos portales inmobiliarios para comprobar cuántos inmuebles se ofrecen, en venta o alquiler, dentro de la provincia de Tarragona. Fotocasa, por ejemplo, cuenta con 15.195 pisos en venta y 4.389 más en alquiler en la demarcación, lo que supone un total de 19.584 inmuebles obligados por Ley a contar con certificado energético. Pero a la Generalitat sólo le constan, en la provincia, los citados 1.369.

Claro que la cifra total de pisos que se ofrecen en una web determinada no coincide con el total absoluto:a buen seguro que en esa página hay inmuebles repetidos y otros que, aunque siguen anunciados, hace tiempo que fueron vendidos o arrendados. También es cierto que hay pisos que no se llegan a ofrecer en internet, sino que se limitan a las plataformas tradicionales –carteles en el balcón, agencias inmobiliarias, anuncios clasificados en prensa impresa–, y otros que, aun anunciándose en la red, lo hacen sólo en algunos portales, y no en todos.

Aun así, aunque la cifra pueda no ser exacta, sí tiene cierto significado orientativo. Y viene a confirmar la impresión que se tiene desde el colegio de APIs:que menos de un 10% de los pisos obligados cuenta con certificado energético. En caso de que esos 19.584 fueran los reales, el porcentaje se situaría en un 7%.